Informe del Observatorio ADEI

LA eficacia de las nuevas aplicaciones tecnológicas en las políticas activas de empleo se verá severamente comprometida sin una alfabetización digital de los parados de larga duración que les permita ser capaces de utilizar otros medios de búsqueda de empleo, máxime cuando una gran parte de este colectivo está constituida por desempleados de más de 55 años cuyas habilidades y conocimientos TIC son, en general, más modestos.

Esta es una de las principales conclusiones del Estudio Digitalización y Políticas Activas de Empleo elaborado por el Observatorio ADEI, una iniciativa impulsada por Google, Analistas Financieros Internacionales y el Instituto de Economía Internacional de la Universidad de Alicante para analizar el impacto de las tecnologías digitales en el desarrollo y modernización de la economía española. El presente caso de estudio describe la situación actual de las Políticas Activas de Empleo (PAE) en España comparada con los referentes europeos y analiza la potencialidad que ofrece el desarrollo de la digitalización en la modernización de los sistemas públicos de empleo.

El contexto de escasez de recursos obliga –según subraya el informe– a otorgar a los procesos de digitalización un papel central como fórmula que permita acompasar los objetivos de eficacia (reducción del desempleo, mejora de la formación, intermediación efectiva…) con los ineludibles requisitos de eficiencia que condicionan la actuación de las Administraciones Públicas.

La mejor manera de multiplicar esa eficacia y eficiencia es el uso de las TIC, ya que se consideran decisivas a la hora de extraer la máxima eficacia y eficiencia de cualquier programa de apoyo a la empleabilidad y reinserción laboral de los desempleados (value for money), mediante la monitorización en tiempo real del desempeño de los mismos, multiplicando así los efectos de las PAE.

Big data y cloud

Así, se constata que las TIC permiten gestionar y almacenar a un coste reducido grandes volúmenes de información, segmentar grupos por perfiles y gestionar la atención personalizada de los desempleados. En concreto, hacer uso del big data y las herramientas cloud de almacenamiento y computación es prioritario para agilizar los trámites burocráticos y facilitar el ajuste entre la oferta y la demanda de trabajo. El uso de esta información por parte de los agentes que intermedian en el mercado de trabajo (AA.PP. y agencias privadas de colocación u otras iniciativas empresariales) y de los propios trabajadores (ocupados o desempleados) revertirán en un mejor casamiento entre las características de oferta y demanda.

Por otro lado, el Observatorio ADEI sugiere que los Sistemas Públicos de Empleo deben tratar de incorporar, a partir de la experiencia de países referentes, aquellos dispositivos y herramientas que mejores resultados han proporcionado. Entre ellos, destacan los siguientes: el registro online del demandante de empleo, la orientación especializada e individual, el emparejamiento entre las características de la oferta, la demanda de empleo por un mayor número de criterios o la solicitud de una cita con el orientador de empleo a través del canal online y una aplicación móvil que facilite la búsqueda de empleo a aquellos parados que no dispongan de un acceso fijo a Internet.

Relacionado

Contenido relacionado